viernes, 13 de junio de 2008

Sin título


Hay una pared blanca arriba de mi cabeza al aire libre
hoy el agua que cae no me hace sonreír.
El lodo diluido en las banquetas refleja mis piernas indecisas
entre escribir un cuento y olvidar
los pasos a cada gota.
La narrativa se me fue de la cabeza hace quince lluvias.
Estoy triste.

1 comentario:

KIWI dijo...

la narrativa se va pero simpre regresa